La investigación genealógica desde Michel Foucault

Por: Luis Antonio Ramírez Zuluaga.

Profesor Curso Investigación Genealogica – UdeA –

 

En los diferentes estudios que Foucault desarrolló a lo largo de su trayectoria intelectual, siempre se planteó la cuestión de la historicidad de sus objetos de investigación; pero, si bien inicialmente éstos se problematizaban desde su pertenencia a un régimen de discursividad determinado (aquello que en su pensamiento corresponde a su periodo arqueológico), después pasó al análisis de las distintas configuraciones del poder en que entran a enfrentarse determinados saberes y estrategias. Esta última operación es la que podemos denominar como la investigación geológica. Foucault reorganiza sus investigaciones asumiendo la crítica de Nietzsche a la concepción tradicional de la historia*, oponiéndose al despliegue meta-histórico de significaciones ideales y a la unicidad del relato histórico, y buscando, al contrario, la singularidad de los acontecimientos por fuera de toda finalidad monótona. La genealogía trabaja a partir de la diversidad y la dispersión, del azar de los comienzos y de los accidentes; ella no pretende remontar el tiempo para restablecer la continuidad de la historia, sino que busca la restitución de los acontecimientos en su singularidad. Se trata entonces de analizar las rupturas provocadas por lo que emerge en un momento dado como absolutamente singular.

 

Es importante destacar que en todas las indagaciones históricas de Foucault -como en las reflexiones de Nietzsche-, los análisis diagraman campos de fuerzas estratégicos que interactúan produciendo efectos de verdad. La genealogía se encarga de estudiar el dominio de la historia al analizar los documentos y los discursos que legitiman los valores de una época. Aquí radica la relación entre la producción de un saber que define y delimita el sentido de las cosas en una época determinada­ y los dispositivos de poder –sus estrategias y sus prácticas- que posibilitan nuevas formas de control social­. La producción de aquello que se dice verdadero en una época sólo puede entenderse si atendemos a la historia vista de modo genealógico; esto es, haciendo un análisis de los discursos y de los mecanismos de poder propios a una época. Pero en el fondo, lo que busca la investigación genealógica es la posibilidad de hacer entrar en el juego de la verdad los saberes discontinuos, descalificados que actúan contra la instancia teórica unitaria que pretende filtrarlos, jerarquizarlos y ordenarlos. El método genealógico es en realidad una tentativa de liberar los saberes históricos, es decir, de convertirlos en elementos de resistencia contra un orden del saber.

 

La genealogía no busca simplemente en el pasado los trazos de acontecimientos singulares, sino que ella se plantea además como la posibilidad de transformar lo que pasa en la actualidad: mostrando la contingencia de lo que nos hace ser lo que somos y buscando la posibilidad de no serlo más.

 

 

*Nietzsche, la genealogía, la historia.” Texto que Foucault presentó en 1971 en homenaje a Jean Hyppolite.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s